Etiquetas

Posts relacionados

Compartir

Microcemento en piscinas

El microcemento es una tendencia al alza que ha dejado claro su presencia en todo tipo de espacios a lo largo del año pasado.

Parece que ha comenzado el nuevo año con el mismo paso fuerte que todo lo conquista, puesto que, desde cocinas a baños, salones y terrazas, llega a las piscinas, preparándose para un verano tendencioso, vistoso y totalmente funcional.

Las piscinas más modernas utilizan el microcemento para ser construidas desde cero o para revestirse, si ya estaban hechas, pero con un material menos elegante o atractivo. La mezcla entre la base de cemento del microcemento con polímeros y fibras, acelerantes, áridos y aireadores, se puede complementar con multitud de pigmentos de colores que aportan un toque único al resultado final en la piscina. Así, puede ser pavimentado sobre otra superficie, como el hormigón, el cemento, los azulejos o la cerámica.

Además, por sus características, resulta muy adherente y resistente, lo cual es ideal para el uso tanto dentro de la piscina como fuera, sobre todo cuando andamos descalzos después del chapuzón.

El espesor que se recomienda suele ser de entre 2 o 3 milímetros, por lo que, al realizar un cambio de, por ejemplo, el uso del hormigón al microcemento no se notaría el aumento de volumen. Pero sí daría una imagen de renovación total, gracias a su efecto ordenado y original.