¿Qué es el Microhormigón?

Este material deriva del microcemento fino, y se caracteriza por su dureza y resistencia superior. Es un revestimiento compuesto por dos componentes polímeros de resistencia superior y máxima flexibilidad que contiene pigmentos y colorantes variados para lograr el resultado deseado. Hay que mezclar y amasar el producto y luego distribuir el microhormigon a lo largo del suelo consiguiendo un recrecido total de entre 2 y 3 mm sumamente estético y a la vanguardia.

El microhormigon se utiliza para renovar suelos en viviendas particulares, naves industriales y locales comerciales. Los suelos de este material son mucho más resistentes al desgaste, rozamiento y a la presión que el microcemento fino. El aspecto también es diferente al que se logra con el microcemento fino, el efecto de yeso (lo disminuye en un 90%) se disminuye aunque se puede forzar la presencia de las aguas.

Es un sistema de alta resistencia que no permite que se raye la superficie, impermeable y flexible además de no permitir que se fisure el suelo. Esto hace posible que el material sea aplicado a diversos proyectos y superficies de todo tipo.

 

El microhormigon que fabricamos se aplica en pisos, paredes, techos, escaleras, cocinas y baños, encimeras, piscinas y también sobre otras superficies como azulejos, carpetas, cerámicos, mosaicos, muebles de madera, yeso, madera, parquet, tarima flotante, cristal, espejos, metal, plástico, entre otros.

Como no hace falta retirar los materiales existentes, se puede aplicar sin realizar obras ni hacer ruido, y sin acumular escombro o polvo y en un mínimo tiempo de construcción, aún menor que el microcemento dado que se aplican menos capas del producto con lo cual se minimizan los tiempos de obra.

Debido a que es muy flexible no necesita juntas, logrando un acabado de apariencia homogénea, con textura moderna, rústica.

Estas características hacen que este sea un material decorativo en tendencia. Muchos decoradores de todo el mundo conocen sus atributos y crean espacios únicos, de diseño y alta calidad que son aptos para todo ambiente y uso. Principalmente para pavimentos que van a ser muy transitados o que deben resistir el peso de maquinaria pesada.

 

El material se adhiere fácilmente a todas las superficies, desde yeso, pladur, cemento, mortero, fibrocemento, hormigón, madera, mármol, metal, piedra, plástico, asfalto, hasta cerámicos lisos, azulejos porcelánicos, cristal y espejos, sin necesidad de retirar el material existente.

El microhormigon es la solución si se quieren hacer reformas notorias de paredes, suelos, escaleras o revestimientos tanto de viviendas particulares, locales comerciales así como industriales sin los grandes inconvenientes que implica poner en marcha una obra tradicional. Su aplicación es fácil, es práctico, limpio, de escaso mantenimiento y sus resultados no dejan de sorprender tanto por su estética como por su utilidad.

microhormigon

 

microhormigon

Ventajas del Microhormigón

  • Tiempo de ejecución mínimo
  • Resistencia superior a la del microcemento.
  • Aplicación sobre cualquier superficie
  • Fácil aplicación y limpieza
  • Se adhiere a cualquier superficie, ya sea porosa o totalmente lisa
  • Impermeabilidad
  • Rápida liberación al tránsito
  • No se forman escombros ni se junta polvo
  • No precisa juntas de dilatación
  • Menor coste de obra
  • Se aplica sobre material existente
  • Aplicable en el interior como en el exterior
  • Resistente al desgaste, rayado y compresión
  • Antideslizante
  • Gama de colores muy amplia
  • Terminación microtexturada

 

microhormigon

 

microhormigon

Mantenimiento del Microhormigón

Su mantenimiento es muy sencillo: agua y jabón neutro o detergente neutro sin solventes. De forma esporádica, es aconsejable proteger la capa del suelo con ceras de auto brillo para que el residuo acrílico que estos productos dejan renueve la capa del microhormigon y la mantenga siempre como nueva.

No es necesario usar maquinaria para limpiar el suelo, es suficiente con una mopa o fregona manualmente. El suelo se limpia con la misma frecuencia que un suelo común. No requiere cuidados especiales. Y al carecer de juntas o fisuras es mucho más rápida y fácil su limpieza.

El lacado o barnizado del pavimento cubierto con microhormigon debe realizarse únicamente cuando el suelo esté muy desgastado, deslustrado y sin brillo, por ejemplo, un suelo de mármol o terraza, o áreas de alto tránsito que suelen gastarse con mayor rapidez. El lacado debe realizarse en un año aproximadamente, ya que el microhormigon se caracteriza por su durabilidad y resistencia, si se lo mantiene como se ha indicado, incluso pueden pasar muchos años sin necesidad de lacado o pulido.

 

microhormigon